Vistas a la página totales

martes, febrero 12, 2008

El Nombre - La Verdad

EL ALEPH - "La verdad no penetra en un entendimiento rebelde."
Cuando a Borges le comentan la existencia del Aleph ubicado en el sótano de una casona antigua y le dan la definición, se mezcla su incredulidad y su gran curiosidad, inmediatamente se dirige al lugar. Su incredulidad le decía que su interlocutor estaba loco y le asombraba no haberse dado cuenta de ello antes. Llegado al lugar su interlocutor le da instrucciones precisas de cómo debe hacer para verlo y le dice luego…Claro está que si no lo ves, tu incapacidad no invalida mi testimonio…
- "Cumplí con sus ridículos requisitos"
Acepta Borges las instrucciones y seguidamente entra al sótano, adentro sus pensamientos lo traicionan al sentirse prisionero, sintió temor, terror y pensó “...me había dejado soterrar por un loco” - "Cerré los ojos, los abrí. Entonces vi el Aleph. " Me sorprende el paralelo que encuentro entre la llegada de Borges al Aleph y la llegada del hombre común a Dios, por que sería diferente pienso si Aleph representa a Dios. Alguien te habla de Dios y te invita a conocer su verdad, la Verdad. Vencer el primer prejuicio es saber la definición que Borges conocía, la verdad no penetra en un entendimiento rebelde, entonces vas. No lo ves en primera instancia, por que tu incredulidad todavía es grande y varias cosas que ves te parecen absurdas, ridículas, entonces pasas al siguiente paso. Cumpli con sus ridículos requisitos, entonces llegarás. Recuerdo que pertenecía a un grupo que hacía bien social, la mayoría eran católicos y oraban en ocasiones y yo no los seguía por que era incrédulo y recuerdo bien que cuando empecé a hacerlo, imité su oración y el programa que habían hecho en una Semana Santa, empezó en mí algo, una búsqueda y fue el inicio del llegar a Dios y cuando eres incrédulo, pues TODO te parecerá ridículo, desde una pequeña oración hasta los cánticos o exaltaciones del espíritu. Otra de las cosas que asustan a los incrédulos es el momento de la ofrenda, al que le toca hablar de la ofrenda pues quiere que todos den y no por que el se quedará con un porcentaje, sino por que sabe que mediante la ofrenda de fe hay bendición y quiere que todos sean benditos, pero esa palabra que te dice da tu ofrenda por favor, así tengas poco… te parece absurdo por que piensas que hay engaño, piensas con tu corazón engañado y no entra, ceder antes esas cosas pequeñas y luego grandes son las que te acercan a Dios y eso no lo hace la iglesia, lo haces tú que empiezas a creerle a Dios, no al que habló sino a Dios. Borges dijo, es una locura pero igual cedió y pudo verlo. ¿Es necesario una iglesia para esto? NO, pero a ver quien te dice, quien te guía en oración, quien está detrás de ti para animarte a seguir hasta que lo veas y como Borges quedes maravillado. “porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” Mateo 18:20 Bajo esta promesa existen las iglesias, la gente se reúne en nombre de Jesús, eso es todo.

1 comentario:

Lagaviota dijo...

Este sera un comentario acerca de lo que escribiste en mi blog..
Es en serio?
A qué Dios te refieres?
A cuál de todos?