Vistas a la página totales

viernes, diciembre 18, 2009

El Reino de los Cielos – Intro

"Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el Reino de los Cielos se ha acercado." Mateo 4:17

Uno de los errores comunes que hemos arrastrado por muchas generaciones, es el pensar que cuando la Biblia se refiere al Reino de los Cielos está hablando de un lugar al cual iremos luego de que dejemos de existir físicamente, ese es uno de los mayores errores arrastrados desde nuestros abuelos, tatarabuelos, alimentado por el catolicismo y en general por nuestra cultura popular.

Para dar una idea muy precisa de lo que es el Reino de los Cielos, tenemos en la Biblia el Salmo 23, el cual ha sido reducido por el mundo a un recital para cada finado antes de sepultarlo, haciéndonos creer que la hermosa descripción del lugar espiritual que es el Reino de los Cielos es un lugar al que van los muertos, pero eso es imposible, pues Dios es un Dios de vivos y no de muertos.

Entonces, ¿Qué es el Reino de los Cielos?; Es un lugar –espiritual- donde Dios es soberano y donde todo aquel que se encuentra bajo su jurisdicción descansa en delicados pastos, es conducido junto a corrientes tranquilas y caminos de rectitud, donde el temor es reemplazado por la esperanza y lo más importante, NADA TE FALTA.

Ahora, la pregunta es ¿cómo entro al Reino de los Cielos?. No, no necesitas poner cara de santo ni usar camisita abotonada o faldón largo, no necesitas sumergirte en una piscina o vestir de blanco, puede incluirlo pero NO se trata de eso, lo único que dijo Cristo fue… que te arrepientas, que es equivalente a decir, que cambies tu manera de pensar.

Si te digo que es fácil te engañaría, pues toda la información que recibes es del otro reino, yo le llamo el reino de la confusión, y casi TODOS los principios del Reino de los Cielos son opuestos al otro reino, cambiarlos es obra de Dios y su gran asistente el Espíritu Santo; Entonces pide el Espíritu Santo a Dios que no se lo niega a nadie y empieza a vivir, debes nacer de nuevo dijo Cristo, nacer en el Reino de los Cielos y tener la mentalidad del nuevo Reino, en el que TODAS las cosas son hechas nuevas.

jueves, diciembre 03, 2009

El Reino del Suspenso

"puesto que el mundo, mediante su sabiduría, no reconoció a Dios a través de las obras que manifiestan su sabiduría..." 1 Corintios 1:21

A propósito de los 110 años del nacimiento del gran director británico Alfred Hitchcock creador de toda una gama de películas de suspenso, de culto para cinéfilos como Psicosis, Vértigo o Frenesí, además de célebres escenas de terror, quería comentar algo que quizás se resalta mucho y es una de las curiosidades de las películas del denominado Rey del Suspenso, es el hecho de que él aparece en todas sus películas a manera de extra, este detalle ha hecho que el espectador tenga un interés mayor pues al saberlo buscará en el fondo o en el paisaje de la trama en qué momento aparecerá el director con su voluptuosa figura.

La película es la obra del director, de igual manera este mundo es la obra del creador de los cielos y la tierra y podría decir que la mejor manera de ver a Dios es a través de los detalles de sus creación, de las maravillas que se encuentran en la tierra, en los mares y en el cielo, esos detalles nos hacen pensar en su mano creadora, Dios como modelo de creatividad, de encaje perfecto y engranaje milimétrico.

Mucha gente seguirá buscando a Hitchcock en su obra y se maravillará de encontrarlo por ejemplo en un cuadro en la sala del protagonista en la película La Soga, que fue filmada en dos ambientes y en los cuales era casi imposible colocar extras, el director se las arregló para ubicarse en su película, en su obra. Nosotros no haremos muchos esfuerzo para ver al creador en este mundo pues basta que miremos con atención o abramos bien nuestros ojos y podamos ver las maravillas de la creación y nos admiremos del creador, ese será el comienzo de ver lo que llama Cristo el Reino de los Cielos.

Decía Hitchcock que el publico era un gran instrumento que el cineasta podía tocar a su antojo, daba gran importancia al subconsciente de los espectadores y a lo subliminal. Un hombre se pone en el sitial de observador y llama instrumento a personas como él mismo, ¿que podríamos decir de Dios, que su voluntad prevalece y que anuncia las cosas que serán antes de existan? Mira a tu alrededor, Dios está haciendo una obra que quizás no hayas percibido por no abrir tus ojos y no inclinar tu oído al susurro del creador de todas las cosas.

"Yo soy Dios... que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho" Isaias 46:9