Vistas a la página totales

sábado, enero 26, 2008

Otro Mundo – Perros

Dogville
"... (Solo) Dios pesa los corazones" Proverbios 21.2b
Grace llega a un pueblo pequeño huyendo de no sabemos qué, todos los habitantes del pueblo son gente de bien, tienen un líder en Tom que es escritor, aunque nunca escribió nada pero se sabe que lo hará. Tom hace reuniones periódicas con todos los habitantes del pueblo donde les inculca valores.

Dogville se divide en nueve capítulos, cada capitulo lleva un titulo, la introducción nos describe a un pueblo de gente buena y honesta y si, lo son, reciben a la joven, le tratan bien, le dan la confianza necesaria y hasta permiten que ella les ayude en sus quehaceres. Grace se siente uno de ellos y cree haber encontrado en un lugar apartado, un mundo mejor...

Hasta el Capitulo cinco se muestra la gracia del pueblo y de como había encajado Grace con ellos, la quimica, la armonía. El Capitulo seis se titula “Donde Dogville muestra los dientes” todos los habitantes incluido niños abusan de una u otra forma de su inquilina, se sienten con derechos sobre ella, la humillan en secreto, las mujeres la acusan de traer división, todos los hombres se otorgan derechos sexuales sobre ella, a Grace solo le queda Tom cree amarlo y le pide ayuda en su plan de irse del lugar y es traicionada.

En el epilogo Grace comprueba que no había mayor diferencia entre el lugar que habitaba ahora y el lugar de donde huía. Grace toma una decisión y concluye que si hay un pueblo que debe desaparecer en este mundo es Dogville. Lo curioso es que Dogville pudo ser cualquier otro pueblo de gente común, de gente honesta como lo describen al inicio… de gente como nosotros.

viernes, enero 25, 2008

Otro Mundo - en mí imaginación

The Thin Red Line

- ...en este mundo un hombre solo, es nadie… y solo existe este mundo.
= Se equivoca, He visto otro mundo, a veces pensaba que era mi imaginación…

El soldado Witt se había perdido en una zona neutral de combate y había convivido con nativos pigmeos. La armonía en su forma de vivir, la naturaleza que los rodeaba, el amor reflejado en la confianza y todo lo que vivió con ellos le dio la idea de lo que afirmaba en el dialogo con el sargento luego de su rescate.

“He visto otro mundo”

El quería decir que había otra forma de vivir que el había conocido, había un lugar donde la paz y la armonía reinaban, donde se respiraba amor.

En un receso de la guerra, el regresa al lugar pero lo encuentra cambiado, encuentra llanto y cólera, rencilla, desconfianza, enfermedad, ira, tristeza… algo se había acabado, como si la maldad de la guerra hubiera tomado posesión del lugar. Witt se retira con un ánimo diferente, anonadado, una lágrima brota de su mejilla. Y finalmente se ofrece como voluntario en la primera misión sin retorno.

La trama de la película es mucho más de lo que acabo de mencionar y no conté mucho, yo recomendaría ver esta película que a pesar de su ritmo lento tiene mucho por mostrar. La naturaleza confrontada con el hombre en los cuadros que muestra el autor, en cada imagen, en cada reflexión de los personajes.

miércoles, enero 23, 2008

El Tiempo, la hora – III

“Tengo que alcanzarte de algún modo…” Two Poems – J.L. Borges Capturar un instante, el misterio del instante ligado al espacio, el instante es un delta de tiempo que lleva a tener una ventaja siempre, formando una de las paradojas más interesantes que yo haya oído de mocoso, Aquiles y la tortuga de Zenon, si la tortuga tiene una ventaja, por más pequeña que sea, Aquiles jamás la alcanzará, pues en el instante en que Aquiles la alcance o crea alcanzarle, la tortuga tiene ese instante de ventaja y no coincidirán jamás. Engañar al tiempo, sortear el instante ¿será tan simple como lo explica Einstein?, el observó que un plano en el espacio se puede perturbar, doblar como una jamonada o una empanada después de colocarle el relleno, entonces, si dos puntos en un plano del espacio que inicialmente están separados una distancia “x” y un fenómeno cualquiera perturba el plano y es doblado, la distancia “x” se acorta y hasta se puede lograr que la distancia tienda a cero. ¿Qué logré con eso? Vencí al tiempo que no se desliga del espacio. Ese plano doblado ha generado lo que llaman un agujero negro, y creo, oh eureka! Que con eso se logra que el instante, el delta de tiempo sea cero. Sin embargo, Miras en mi dirección Mas no me ves ni me oyes,
solo algún rumor lejano, una canción de noche entre el sueño y la vigilia, un eco del pasado y todos los días pasas a través de mí pero adelante UN instante.

martes, enero 15, 2008

El tiempo, la hora - dos

"...que no se va a repetir/que la vida se me va/con los besos que yo/no te he dado aun..." 24 horas -Cafe Tacuba
El tiempo que nos falta, el tiempo que no tenemos, el tiempo que extrañamos suele ser el común denominador nuestro y me miro yo. En programación, hay una sentencia que se representa en diagramas de flujo llamada bucle, este debe llegar a una condicional y dejar de repetirse, el bucle erróneo es cuando no le has puesto condicional o jamás llega a la condicional de salida y se repite y da vueltas sin fin, recorre las mismas sentencias y vuelve a empezar, el programa nunca acaba, se queda en RUN y no compila. Ese bucle puede representar de alguna manera el tiempo que extrañamos, todas las semanas se parecen y entramos al sábado-domingo(con todas las variantes) con regocijo y lo vemos alejarse con pena, el domingo en la tarde entra en repetición el bucle erróneo. El problema con el tiempo es que el bucle se repite en forma, pero no en esencia, yo no vuelvo a tener esa conversación, ni puedo retener esa mirada y los recuerdos no sirven, el que recuerda tergiversa, generaliza. ¿Cuando empezó? Colegio, esa sensación de tristeza se hacía inevitable los domingos antes de oscurecer, en ese instante en que el sol se va perdiendo y es rojizo, pintando las nubes a su alrededor. Se acaba el sábado-domingo y aun no haces lo planificado, no has jugado lo suficiente y no hiciste esa visita postergada, no hiciste esa compra. Somos prisioneros del lunes-viernes de cosas que te consumen, que te estresan, ¿mueres en el lunes-viernes?. Si es así, tendremos que alargar sábado-domingo, libertad, regocijo, placer, descanso. Alárgate tiempo, quiero controlarte yo, quiero estar una hora más aquí, quiero contemplar una hora más esto, quiero retener este instante, esta conversación, que no acabe. Entonces, ¿a donde quiero llegar? Al secreto que me contó (lo leí por ahí) Martin Lutero, el dijo lo siguiente: “no tengo tiempo en el día para mis labores cotidianas, por lo que he determinado que mi tiempo de oración en las mañanas será de una hora y no de media” Eso no tiene sentido si lo ponemos en el plano material, nadie hace algo más tiempo para ganar tiempo sino todo lo contrario, lo lógico sería decir que debo reducir el tiempo de lo menos importante para tener tiempo para otras labores, pero en lo espiritual es diferente, por que Dios es dueño del tiempo y se encuentra en el centro del tiempo, donde el tiempo es estático por que Dios puede andar a su velocidad. Entonces Dios te puede dar tiempo, te lo da y te lo da mejor, más elaborado. ¿La oración que es pues? es pasar tiempo con Dios, la oración de Lutero lo lleva a la presencia de Dios y el también podrá caminar a la velocidad del tiempo y lo verá estático. Esto es teoría y creo firmemente en ello, aunque la verdad nunca, jamás termino de leer los periódicos del fin de semana, guardo revistas que seguramente algún día leeré, compro películas y de cada cinco veo dos y la indecisión impide que las vea otro día, por que pienso en las dos horas que me tomará y en la indecisión me duermo. Aun así sigo creyendo que ya no existe “lo que daría por ese atardecer, ese dialogo, esa sensación…” no, lo que viene es mejor, el bucle fue roto, la condicional es perfecta.

sábado, enero 12, 2008

El tiempo, la hora - one

intro "... Ya no llueve, Las gotas que resbalan sobre el vidrio se detienen para verme y contarme que afuera es Septiembre y a pasto mojado se huele y que los colores están todos y en cada una de las cosas Dos inviernos más ya han pasado y el vidrio aun está empañado quiero ver que hay detrás es preciso intentar entrar y penetrar en la realidad estar en el umbral no es estar en vida Que es lo que espero para reempezar a vivir el tiempo que el destino da ya no puedo esperar y es este el lugar y es ya mi voz fugaz, tengo que atraparlo yo no puedo esperar al silencio largo, comprender, es muy difícil aceptarlo que solamente una vez, He de pasar por aquí sin volver." Detras del Vidrio - Vox dei

martes, enero 08, 2008

Ligeia

"Y allí se encuentra la voluntad, que no fenece. ¿Quién conoce los misterios de la voluntad y su vigor? Pues Dios es una gran voluntad que penetra todas las cosas por la naturaleza de su intensidad..." Joseph Granvill No existe hecho, entre las muchas incomprensibles anomalías de la ciencia psicológica, que sea más sobrecogedoramente emocionante que el hecho de que, en nuestros esfuerzos por traer a la memoria una cosa olvidada desde hace largo tiempo, nos encontremos con frecuencia al borde mismo del recuerdo, sin ser al fin capaces de recordar. Y así, ¡cuántas veces, en mi examen minusioso y retrospectivo de los ojos de Ligeia, he sentido acercarse el conocimiento pleno de su expresión! ¡Lo he sentido acercarse, y a pesar de ello, no lo he poseído del todo, y por último, ha desaparecido con absoluto! Y (¡extraño, oh, el más extraño de todos los misterios!) he encontrado en los objetos más vulgares del mundo una serie de analogías con esa expresión. Quiero decir que, después del periodo en que la belleza de Ligeia pasó por mi espíritu y quedó allí como en un altar, extraje de varios seres del mundo material una sensación análoga a la que se difundía sobre mi, en mi, bajo la influencia de sus grandes y luminosas pupilas. Por otra parte, no soy menos incapaz de definir aquel sentimiento, de analizarlo o incluso de tener una clara percepción de el. Lo he reconocido, repito, algunas veces en el aspecto de una viña crecida deprisa, en la contemplación de una falena, de una mariposa, de una crisálida, de una corriente de agua presurosa. He sentido esa sensación de familiaridad mirando el mar, en la caída de un meteoro. Lo he sentido en las miradas de algunas personas de avanzada edad. Hay en el cielo una o dos estrellas (en particular, una estrella de sexta magnitud, doble y cambiante, que se puede encontrar junto a la gran estrella de la Lira) que, vistas con telescopio, me han producido un sentimiento análogo. La misma sensación se ha apoderado de mí al escuchar los sonidos de ciertos instrumentos de cuerda, y a menudo en algunos pasajes de libros. E.A. Poe