Vistas a la página totales

lunes, octubre 25, 2010

Lost - El fin

LOST_END_01.jpg

Finalmente y luego de 6 años acabó la serie Lost, por los pocos comentarios en internet que he leído puedo ver que no hay satisfacción con el final, los fanáticos de la serie dicen que han quedado muchos cabos sueltos y que el final es muy fácil, previsible; ¿Cómo acabó la serie?.
Esto es un spoiler así que si no la vieron recomiendo no leer, aunque a estas alturas no creo que alguien la empiece a ver desde el inicio, y ya pasó bastante tiempito desde que la cadena ABC nos mostró el final. Bien, la serie termina con dos puntos clave, el primero es que todos están reunidos en una iglesia, toda la gran mayoría de protagonistas están ahí, inclusive los que murieron. Lo segundo es que todo vuelve al inicio desde el mismo instante en que el doctor Jack Shepard abre los ojos luego del accidente de avión.
Lo que refuerza el final es la serie de puntos que fueron dejando los creadores a lo largo de la trama; en la temporada cuatro logran salir algunos de la Isla, pero saben muy profundamente que deben regresar, todos empiezan a tener vidas miserables empezando por Jack que se vuelve alcohólico y viaja todas las semanas en el mismo vuelo para poder regresar.
Más adelante todos los esfuerzos de los protagonistas que viajan al pasado y quieren evitar que suceda el accidente que los llevó a la isla son equívocos, se abre una especie de dimensión paralela donde todos ellos, con vidas totalmente diferentes viajarán en ese avión y por diferentes razones se conocerán y llegarán a la Isla de todas maneras.
Hay regados a los largo de todas las temporadas principios espirituales que han sido tomados de la Biblia, el salmo 23 de la temporada dos ya nos adelantaba lo que se venía, la historia de Josías contado por Ecko que es una de las mejores prédicas de pastor alguno que yo haya escuchado jamás. Y así, las frecuentes referencias bíblicas predican mucho más y mejor que un domingo con canales cristianos, porque le habla no a la congregación sino a todo mundo.
El final simbólico que representa lo que es la Iglesia (La mayúscula no es casual), escogidos desde antes de la fundación del mundo y la predeterminación de esa Iglesia como un ente espiritual que representa el cuerpo de Cristo y que está formada por gente diversa, un doctor, un irakí, una asesina, un cantante de rock, una madre soltera, un estafador, un hombre destrozado emocionalmente y paralitico etc, todos con común denominador, una gran necesidad en su interior y vidas desgastadas y envanecidas, aunque no aparezca así en lo superficial. ¿no es así toda vida en el mundo?

martes, octubre 12, 2010

El Reino de la Confusión - La creación de un ídolo


Cuenta la tradición que el popular culto al “señor de los milagros” se inició a raíz de un terremoto que asoló Lima, un joven había pintado días previos al terremoto una ¿imagen? de Cristo en un muro y el muro permaneció en pié luego del terremoto, solo el contorno de la imagen permaneció, lo cual dio pié a conjeturas fáciles, pretexto perfecto para edificar un ídolo de concreto y convertirla en una tradición de larga trayectoria y fama.

En el antiguo Israel hay un pasaje ubicado en el libro de Jueces, el cual nos da bríos de cómo se gesta un ídolo, llámese imagen de fundición. Lo curioso de este pasaje es que en él y en los pasajes precedentes se repite varias veces lo siguiente:

“En aquellos días no había rey en Israel y cada cual hacía lo que bien le parecía.”

Un ídolo se gesta cuando no hay orden, cuando no hay una autoridad que guíe al pueblo, el pueblo hace lo que bien le parece y ese escenario de confusión en el perfecto caldo de cultivo de los ídolos. Jueces 17 nos narra la historia de un joven que recibe de su madre un ídolo de fundición y hace sacerdote a su hijo, el joven lo hace con la mejor de la intenciones, y con la justa idea de seguir a Dios, de honrarlo. Esto hasta que pasa por su casa un levita, se entiende que los levitas eran sacerdotes por un orden establecido en los tiempos de Moises. El joven le pide al levita que sea su sacerdote y “mejora” su manera de honrar a Dios, hace como dice “lo que bien le parece”, y afirma para si mismo “ahora si me bendecirá Dios”. Luego vendrán los de la familia de Dan y tomarán al sacerdote y al ídolo para ellos y “mejoran” el servicio, introduciendo un culto extraño en todos los descendientes de Dan. Las consecuencias de eso se ven en el siguiente capitulo cuando la ciudad de los de Dan es comparada con Sodoma y Gomorra y hasta me atrevería a decir que por esto es desechada, pues no aparece entre los 144 mil sellados en Apocalipsis. 

domingo, octubre 10, 2010

Ciegos (sordos, mudos) y cojos

ciego.jpg
En toda la jornada de posesión de la tierra prometida, una de las últimas ciudades que tomó el pueblo de Israel fue la que a la larga sería la más importante, Jerusalén. No se tomó en los tiempos de Moisés y tampoco en los tiempos de Josué, en el tiempo de los Jueces se permitió la convivencia con algunas tribus enemigas que fueron una carga para Israel, una de ellas fue la de los Jebuseos cuya capital Jebus vino a ser la Jerusalén de David.

Confirmado su reino, David buscó conquistar esta ciudad de los Jebuseos y hacer de Sión su vivienda, los Jebuseos al verse retados y dado que por mucho tiempo habían mantenido la ciudad bajo su dominio, dijeron a David con sorna: “aún los ciegos y los cojos te echarán si intentas entrar aquí”, David había respondido con el mismo estilo diciendo que: “todo el que entre a conquistar la ciudad, hiera a los cojos y ciegos”. Luego de la toma de la ciudad había quedado un proverbio “ni cojo ni ciego entrará a esta ciudad” haciendo referencia a los Jebuseos, ni cojo ni ciego entrará a Sión, la ciudad santa.
De este proverbio se desprende lo que hoy es vigente, en el Reino de los Cielos no puede entrar un ciego espiritual, aquel que no puede ver más allá de la Palabra escrita, del logos, jamás podrá ver la voluntad de Dios para su vida, y lo otro; el cojo, el inconstante, el que un día está en la gloria y al otro descendió al sótano de la duda, el que hoy cree y al otro no, no tendrá parte en la Jerusalén Celestial, que es la Iglesia de Dios. Ya está demás decir que ese Reino es espiritual y está aquí desde que Cristo vino a instaurarlo hace 2000 años.

Pide a Cristo que sane de toda ceguera que te impide acercarte a su Palabra, pide a Dios que sane la cojera para que entres al Reino de los Cielo.