Vistas a la página totales

martes, marzo 27, 2007

Teorias sobre ti... (uno)

Autenticas y Sorprendentes noticias de ti...
Y Dios soñó su último cabello. Con amor revisó cada articulación, cada hendidura, cada hueso, cada órgano, nervio y… cada cabello. A lo largo de toda su obra (que pudo haber durado miles de años) no descansó, incorporó el cuerpo soñado como un reflejo, como una luz resplandeciente transfigurada y sonriendo sopló en ella vida, y le dijo al oído “vives, eres mía, a mi volverás siempre”, y selló su espíritu con un beso.
Ella caminó en el lugar donde el tiempo no existe, se maravilló de lo que vio, y entendió toda la obra del espíritu superior a la terrenal, y sintió dicha, amor, anduvo ahí un año, dos, quizás mil, palpó la creación completa en espíritu. Recorrió ríos, manantiales, glaciares, montañas. En la montaña mas alta arrojó una piedra, en lo profundo de los abismos -donde los espíritus se arrastran- besó el suelo, todo lo vio, todo lo escuchó, todo lo amó. Jugó con el frío helado que inicialmente le había lastimado, la tempestad ahora le abrazó y dijo al mar descansa y le arrullo, y al viento detente y lo contuvo entre sus dedos y tenia potestad sobre todo espíritu de las cosas y los animales, pues su creciente espíritu se imponía, caminó en laberinticos bosques y se rindió todo su ser a admirar las manchas de un tigre, su rugido metálico, la geometría de su piel y el cristal de sus pupilas. ¿Quien irá? Dijo el padre. Vio un rostro apacible, sin temor y le dijo “ve”, tomó su alma entre todas las almas, afirmó su espíritu como un ancla a El y le dijo al oído “olvida” y le mando al mundo. t=0
(continuará...)

viernes, marzo 23, 2007

Meliton

Vive
No mueras Melitoncocha 
Respira 
Respira 
Fui a verte, a hablarte (escucharte) a admirarte 
Y lo llamé trabajo 
Mi rostro se reflejó en ti 
Yo pastor, tu visitante 
Respira 
Respira 
Desperté cincuenta veces en la noche 
Y recordé cincuenta sueños 
La lluvia penetró hasta mis huesos, temblé Con el cuerpo mojado y los pies de hierro Creí desfallecer en la quebrada 
Dije “muerto soy” 
Pero recordé a que vine
Y mi alma recobró vigor... 
No mueras 
Respira 
Respira 
Habrá valído la pena 
Y lo volveré a hacer 
Y sonreiré y lo llamaré trabajo otra vez