Vistas a la página totales

jueves, julio 26, 2012

Casa Tomada



"no te acomodes a este mundo" Romanos 12:2
Si hay algún hincha del comediante Jim Carrey que por error alquiló o vio en cable la película “Truman Show” seguramente se habrá decepcionado y no habrá aguantado media hora de película, pues no encontrará los extravagantes disfuerzos del comediante ni tampoco habrá esbozado risas en el tiempo que aguantó la película, eso es porque “Truman Show” no es una película convencional del buen Carrey sino más bien un experimento, Carrey no nos hace reír como es costumbre, más bien lo llegamos a compadecer, enternece nuestra alma su condición de prisionero, vivimos sus traumas y sus temores, lo condicionado de su vida y todas sus emociones salpican de la pantalla.
Truman show es una de las pocas películas donde el humorista Jim Carrey hace un papel serio, el actor encarna al joven Truman Burbank que vive en una ciudad tranquila, él nunca ha salido de su ciudad, se ha formado en un buen colegio y aprendió muy buenos modales y maneras que practica puntillosamente, está casado con una linda chica, lee el periódico todos los días, arregla su jardín los fines de semana y  trabaja en una empresa de seguros con muy buena remuneración, no necesita más, es feliz, ¿feliz?.
Ha tenido una mala experiencia de niño y le teme al mar, por los lugares donde se ha formado los aviones son inseguros y se caen y el entiende que no hay lugar mejor para vivir que su ciudad. Cada cierto tiempo la perfecta vida que lleva lo subleva y piensa en viajar, cambiar la rutinaria vida por un viaje a Fiji, una isla que solo ha mirado en mapas.
En el momento cumbre de la película se sabe que Truman es un niño comprado por una corporación televisiva que le ha construido un mundo, que su vida es televisada 24 horas en la tv, la gente sigue su historia sin que Truman esté enterado, lo han visto dar sus primeros pasos, dar su primer beso y todo evento importante en su vida como una telenovela en vivo… el programa es exitoso, todos quieren saber cómo terminará la historia de Truman viviendo en un gigantesco set de televisión, junto con miles de actores y extras, todos hacen su papel de amigos, esposa, compañeros de trabajo, etc etc.

Al igual que el protagonista de esta excelente película, solemos vivir en un mundo parametrado, nada sucede que no esté calculado en nuestras vidas, nos educa la moda, no necesitamos mucho para acoger un tipo de pensamiento, una idea nos aprisiona fácilmente porque somos sometidos a los mismos sistemas de información y creemos que la felicidad se alcanza al cumplir con los parámetros de vida que te impone un sistema consumista. Entonces hay dos seres descontentos, los que son como Truman, que han alcanzado una felicidad pasajera pero saben que algo falla, y están buscando la salida hacía Fiji y los que anhelan ser como Truman y luchan toda su vida por tener un trabajo y una remuneración que les permita pagar todas sus cuentas y vivir felices.
*****
El profeta Zacarías ve en visión que cuatro ángeles se presentan delante de Dios, habían recorrido toda la tierra y le dan noticias de que todo está en calma, la noticia parece buena pero no es así, el ángel acongojado le dice a Dios, “hasta cuando no tendrá misericordia de los habitantes de Jerusalén”, el ángel le está diciendo que todo sigue según lo establece el sistema del mundo, no hay cambios, los habitantes de Jerusalén (La iglesia), los hijos de Dios se han acomodado a este sistema y les gusta, han consumido su prensa y se han deleitado con su entretenimiento, se han contentado con la misma sopa recalentada que le sirve al mundo para vivir en Stand By, tranquilos, no necesitan nada más, la religiosidad los ha invadido tanto que se han contentado las migajas que reciben los fines de semana en una sermón de una hora.

Dios dice que despertará a su pueblo, que sus redimidos oirán su voz, esa voz que no se deja oír por la bulla que hace el entretenimiento, la religión, los mercaderes de almas, los que llaman a subir a sus "combis" privadas y te ponen la música que les viene en gana, los que distorsionan el habla y el oído. Dios llama a su pueblo a resistir a separarse del mundo a salir de Babilonia… la que encanta con sus hechizos, la que adormece con sus encantos.
¡¡¡Levántate!!! dice Dios, ¡¡¡Despierta!!! y su hijos dicen OK!.