Vistas a la página totales

lunes, octubre 29, 2007

Jueves Minero


"...el infierno es despertar todas los dias y no saber que hace uno aquí " Marv - Sin City

Me levanto a las cinco de la mañana, me baño, tomo el desayuno que prepara mi mujer, le doy un beso en la frente antes de irme y beso también la frente de mi hijo que aun duerme. La jornada en la mina empieza a las 7 30 pero debo estar antes de las 7 para la charla de seguridad, el tren nos lleva por el carril hasta un punto en el socavón a un kilómetro y medio de la bocamina, con siete compañeros más nos distribuimos la zona de trabajo, perforamos con brocas diamantinas según indicaciones de un ingeniero, seguimos la ruta del zinc y del plomo señalando el terreno de voladuras, el almuerzo es antes del medio día y la comida se repite de semana a semana, deben ser diez platos distribuidos por días y solo espero que no sea puré o ají de gallina, no soporto el ingrediente leche en las comidas pero igual lo ingiero sin queja. La jornada acaba a las 3 30 pm el polvo de perforación ensucia más nuestras ropas y cada día es más agotador que el anterior volvemos al tren y hoy llueve. Sé que en el otro equipo murió una persona la semana pasada y el contador de record de accidentes incapacitantes volvió a cero, ese contador nunca llega a un número de tres cifras en los dos años que llevo aquí "señor, cuídame de cualquier accidente en mi trabajo, mi familia me necesita, amo a mi hijo y mi mujer".
El ejercito me dejó la costumbre del pelo corto, hoy descubrí que esa costumbre la perdí, llevo el pelo largo y se puede ver los mechones saliendo de mi casco, somos animales de costumbres dijo alguien mientras almorzábamos, creo que esa vez no lo había entendido. El trabajo se ha intensificado, hay mucha presión por avanzar, los jefes hablan de que el metal subió pero no sé en que nos beneficia eso, mi rutina no ha variado y mi paga es la misma, todos los socavones son iguales solo les diferencia las estaciones del año, prefiero el calor donde me puedo librar de los molestos trajes con la venia del jefe "acuérdate de mis días señor, y no me dejes caer en el desanimo, dame aliento para seguir".
Tuve un problema con algunos compañeros de trabajo que sacan combustible de los equipos y los venden fuera del área de la mina, me negué a colaborar con ellos y recibí insultos y el capataz me ha amenazado por faltas menores, debo suponer que también está con ellos, pues no les dice nada y cubre todas sus faltas. "acuérdate de ellos señor de su falta de honradez y de su mentira, acuérdate de la maldad de sus días"
He sido puesto en los lugares más apartados donde se trabaja en humedad en condiciones precarias y la salida es a pie, mi piel se desgasta día a día, detesto la rutina, mi rostro refleja una piel seca y un dolor de cabeza me marea en ocasiones. "dame fuerza señor mi familia me espera y mi segundo hijo ya cumplirá dos años, lo amo"
Hoy es jueves minero, antes había evitado este día y prefería ver a mi familia pero desde que cansado de la rutina acepté, fui, me embriagué y conocí a la madre de mi segundo hijo no he dejado de ir, no hay nada como refrescar la garganta, olvidar que mi vida se va dentro de este gran cerro y quizás un día salga en esa camilla tantas veces usada. "señor, conserva en mi el sentido de justicia enseñado por mis padres y no permitas que la insensibilidad llegue a mi ser"
Los dolores de cabeza se me han agudizado en las últimas semanas, pero como hasta ahora lo seguiré haciendo no me he comunicado por temor a que prescindan de mí y necesito la paga semanal por algunas deudas que me están asfixiando, el service la semana pasada sacó a personas que se veían mal anímicamente y tenían más de 10 años aquí, al igual que yo. "necesito las fuerzas que siempre me diste señor, necesito que reviertas estos momentos de angustia"
Me visitan mi mujer y mi hijo a los cuales amo, no lo entiendo como pero estoy en cama dicen que caí en horario de trabajo, aspiré gases y llevo daños en la cabeza, no volveré a trabajar. ¿Qué será de mis hijos?. "señor te entrego a mis hijos y te entrego mi causa, nunca hice daño a nadie, este mal me sobreviene en mi temor también sé que difícilmente me levantaré de esto, te entrego mi causa señor, cuídalos"

martes, octubre 16, 2007

De los viajes

La guitarra....
pero yo vi la pampa.
Vi el único lugar de la tierra
donde cabe Dios sin haber de inclinarse.
Vi muchas brazadas de cielo
sobre un manojito de pasto.
Vi el único lugar de la tierra
donde puede caminar Dios a sus anchas.


Jorge Luis Borges