Vistas a la página totales

miércoles, enero 23, 2008

El Tiempo, la hora – III

“Tengo que alcanzarte de algún modo…” Two Poems – J.L. Borges Capturar un instante, el misterio del instante ligado al espacio, el instante es un delta de tiempo que lleva a tener una ventaja siempre, formando una de las paradojas más interesantes que yo haya oído de mocoso, Aquiles y la tortuga de Zenon, si la tortuga tiene una ventaja, por más pequeña que sea, Aquiles jamás la alcanzará, pues en el instante en que Aquiles la alcance o crea alcanzarle, la tortuga tiene ese instante de ventaja y no coincidirán jamás. Engañar al tiempo, sortear el instante ¿será tan simple como lo explica Einstein?, el observó que un plano en el espacio se puede perturbar, doblar como una jamonada o una empanada después de colocarle el relleno, entonces, si dos puntos en un plano del espacio que inicialmente están separados una distancia “x” y un fenómeno cualquiera perturba el plano y es doblado, la distancia “x” se acorta y hasta se puede lograr que la distancia tienda a cero. ¿Qué logré con eso? Vencí al tiempo que no se desliga del espacio. Ese plano doblado ha generado lo que llaman un agujero negro, y creo, oh eureka! Que con eso se logra que el instante, el delta de tiempo sea cero. Sin embargo, Miras en mi dirección Mas no me ves ni me oyes,
solo algún rumor lejano, una canción de noche entre el sueño y la vigilia, un eco del pasado y todos los días pasas a través de mí pero adelante UN instante.

No hay comentarios.: