Vistas a la página totales

martes, noviembre 09, 2010

La Bestia que clama

Ilustración de una muchedumbre de todas las personas de color azul con excepción de uno.
 Foto de archivo - 1843601
"camino entre ustedes, pero no soy de ustedes" Lost - 3ra temporada 
En los 80s había un dicho popular, una frase para Lima, se le llamaba: “el monstruo del millón de cabezas”, haciendo referencia a su número de habitantes y considerándola un ente único. Hay algo que me parece terrorífico, me asusta andar feliz por ahí en el trabajo y frecuentando los lugares que frecuento y escuchando la música que suelo escuchar, cuando simplemente pareciera ser que eres parte de ese ente único, de ese sistema que de la manera sutil te lleva donde quiere.
¿Qué me hace pensar en esto?, las última elecciones. En las últimas elecciones se vio claramente todo el proceso de conteo de votos donde dos candidatas peleaban voto a voto la alcaldía de Lima, este se mantuvo desde el comienzo hasta el final oscilando simplemente entre el 1% de diferencia. ¿Qué hace pensar y actuar a un grupo de gente exactamente igual que otro grupo?
Esto me hace pensar que el conglomerado de las personas de un pueblo o una ciudad es una especie de masa deforme que tiene vida, al que le van inyectando diferentes dosis de información, prensa escrita y televisiva que sería equivalente a experimentar con un animal, inyectarle drogas, alucinogenos, licor etc y reacciona a eso tornándose de diferentes formas. Es terrorífico saber que si tomas un poco de esa masa, tendrá el mismo color y forma, las mismas características de toda la masa, se moverá igual… pensará igual.
Incluso los “revolucionarios” que aparecen de cuando en cuando y se convierten en íconos atrayendo a mucha gente, probablemente marcando nulo o viciado en una elección, ellos también han sido paridos por el sistema, y también representan un porcentaje que se mantiene en la masa. El sistema también cobija a la religión organizada la que se acomodó dentro del sistema babilónico y lucha por llevarte del sistema del mundo al sistema religioso.
Obviamente eso no es libertad aunque se presente como tal. Nadie tiene libertad si diariamente consume la misma información en los medios escritos, televisivos y el internet. Eso adormece los sentidos y la percepción y te hace esclavo, lo terrible que eres un esclavo contento, esclavo que se alucina libre.
Cristo advirtió: “no te conformes a este sistema…”, al referirse a sus discípulos dijo; “…están en el mundo pero no pertenecen ahí”. 
Busca al que te puede dar verdadera libertad, al que dijo sin maquillajes ni formulas: “YO soy el camino, la verdad y la vida.”

"Ve a trabajar, envía a tus hijos a la escuela, sigue la moda, actua normal, camina por el pavimento, ve televisión, ahorra para cuando seas viejo, obedece la ley... Repite después de mí: Soy libre."  Graffiti en alguna calle

No hay comentarios.: