Vistas a la página totales

lunes, enero 15, 2007

La otra Muerte

Conjetura uno Borges titula de esa manera a ese cuento que me hizo pensar por lo menos un par de días en los misterios de la muerte, el tiempo y Dios. El cuento trata sobre el finado Pedro Damián, que es recordado por una persona como un cobarde, que no supo afrontar su misión en el campo de batalla, esa cobardía le valió para conservar su vida, pero vivió con el tormento y la desdicha de ser señalado y desechado como un cobarde y pésimo ejemplo de soldado. El mismo Pedro Damián es recordado por otro hombre de la manera totalmente opuesta, muerto en batalla en su ley como un verdadero soldado y héroe. Borges verifica la batalla, los nombres comunes, el lugar de nacimiento, las fechas, no puede tratarse de otro hombre, es el, Pedro Damián el que murió de dos maneras diferentes, opuestas, uno en gloria para hombres, el otro en el olvido. Hasta ahí y para el común lector, esto tendría una explicación simple, son simples datos perdidos o incongruencias de traspapelados documentos. Borges va mas allá en sus conjeturas Pedro Damián dice Borges. "…pereció en batalla, y a la hora de su muerte, suplicó a Dios que lo hiciera volver… Dios vaciló un instante antes de conceder esa gracia, y quien la había pedido ya estaba muerto, y algunos hombres lo habían visto caer. Dios que no puede cambiar el pasado, pero si las imágenes del pasado, cambia la imagen de la muerte en la de un desfallecimiento, y la sombra de Pedro Damián volvió a tierra." Dios no puede cambiar el pasado, si no las imágenes del pasado, la idea me parece genial, pues cambiar el pasado, sugiere un cambio general de todas las cosas, de todas las consecuencias futuras para todo el Universo, las imágenes se limitarían a afectar solo a Pedro Damián y a los recuerdos de los que lo vieron caer, las imágenes de los recuerdos nos suelen fallar y esa imprecisión natural ayudaría a cuadrar la vida o muerte de Pedro Damián. Pero ¿Cómo volvió a tierra Pedro Damián? "Volvió, pero debemos recordar que su condición era de sombra. Vivió en la soledad, sin una mujer, sin amigos; todo lo amo y lo poseyó, pero desde lejos, como del otro lado de un cristal <> y su tenue imagen se perdió, como agua en el agua" Borges sugiere que en su infinita misericordia, Dios le concede el milagro, pero él no puede librarse de las consecuencias, por que no puede modificar el presente ni el futuro, Pedro Damián vuelve, pero es un mero espectador, un fantasma, quizá hubiera sido mejor morir ya no puede arrepentirse. Como Jacob, pidió algo y no supo lo que implicaba. Jacob nunca imaginó que 2500 o 3000 años después sus generaciones todavía podrían lamentar su audaz pedido, Sara la mujer de Abraham nunca imaginó que hasta este tiempo lamentaríamos su falta de fe y desobediencia al creador.

No hay comentarios.: