Vistas a la página totales

domingo, noviembre 22, 2009

La Guerra de los Mundos – El Muro

“y conocerás la Verdad, y la Verdad te hará libre.” Juan 8:32

A propósito del aniversario numero veinte de la caída del muro de Berlin, han aparecido gran cantidad de artículos sobre el tema en medios escritos, en internet, en blogs y en todo medio que se precie de ser de lectura masiva.

El común denominador en los escritos pasa por celebrar la caída de un muro, que era símbolo de la opresión de un sistema socialista, su caída significaba libertad para los de la parte oeste (La Republica Democrática Alemana) y su integración al mundo “libre”. Entonces vale decir que el muro dividía al mundo en dos, en los libres que se regocijaban en un capitalismo que empezaba a tomar forma y los oprimidos por la imposición de un sistema socialista que te dicta lo que lees, lo que piensas, lo que opinas, incluso hacia dónde vas, sumisión, castración, conformismo toda una disciplina a un régimen impuesto a la fuerza.

Ahora preguntémonos algo, ¿vale celebrar tanto? Piénsalo dos veces, ¿realmente hay libertad en el mundo regido por la democracia y el capitalismo?, porque no hay que pensar demasiado para darse cuenta que es más esclavo y oprimido aquel que no se ha dado cuenta de sus cadenas o que se ha acostumbrado a la sutil prisión de pensar como otros quieren que pienses y a estar sumidos a un sistema que vende paz, armonía y libertad y que sustenta su idea de libertad en la diversidad de grupos que va formando, los inconformes con el sistema y creen que otro lo puede reemplazar, los indiferentes a todo, los inclinados a todo tipo de arte, los que defienden causas “justas”(políticas, ecológicas, educacionales, ambientales, sexuales etc), los que quieren imponer una religión, etc etc.

Dicho todo esto, al mundo “libre” de hoy le digo que se encuentra dentro del muro espiritual de la peor opresión que pueda existir, la que no consigues percibir, la que te dicta lo que harás y te hace pensar que la idea fue tuya. Entonces aplica para los de adentro de este muro, sumisión, castración, conformismo, imposición de lectura y pensamiento y un régimen impuesto a la fuerza, lo que defendían, la libertad que reclamaban para otros.

Ahora bien, un muro espiritual separa dos mundos… Dios no hace diferencias entre comunismos, socialismos o democracias capitalistas, TODOS son prisioneros de un solo sistema que colapsará que no sabrá a donde ir; el otro mundo es el Reino de los Cielos que fue instaurado hace aproximadamente dos mil años por Cristo, no es religión ni congregaciones, ni meditaciones trascendentales, es la verdadera libertad y una autoridad sobre el mundo natural, tú que buscas a Dios ¿lo crees?.

Porque a vosotros os es dado saber los misterios del REINO DE LOS CIELOS; mas a ellos no les es dado. Mateo 13:11

No hay comentarios.: