Vistas a la página totales

martes, noviembre 17, 2009

El Reino de la Confusión - Prosperidad

Vargas Llosa acérrimo defensor de la democracia en todo el mundo, ha opinado este fin de semana para el diario El País, el título de su comentario es El Hombre Justo y entre otras cosas dijo lo siguiente:

“La democracia trajo la paz social, la convivencia entre personas que pensaban distinto y rezaban a dioses diferentes, disminuyó la violencia en las relaciones humanas e hizo posible que surgieran instituciones como los derechos humanos, la legalidad y la libertad. Pero la democracia no trae prosperidad y sin ella las bases que la sostienen son muy débiles.” *

Al decir esto el escritor reconoce que algo le falta a esa democracia, que no ha logrado superar las divisiones, el hambre, y otras necesidades invisibles, esto la debilita, Vargas Llosa reconoce la vulnerabilidad de la democracia y no acota nada más, simplemente es débil porque le falta ese ingrediente que solo se puede tratar de manera personal, la prosperidad.

La prosperidad no es lo que a primeras podríamos pensar como algo monetario, es algo integral que involucra el todo del hombre, solo en el plano monetario no involucra necesariamente tener mucho, sino tener lo necesario y eso puede ser mil o diez mil, en lo emocional debería ser un equilibrio, un control de las emociones que implica reaccionar a medida en cada situación y – lo más importante- permanecer firme ante cualquier situación. El orden; involucra varios aspectos pero vamos a convenir que el más palpable es el tiempo, estoy a tiempo en todo, el trabajo, la familia, los amigos etc. Tener claras las cosas, luz para tu vida, lo que quiere decir propósito, sabes a donde vas, sabes para qué estás trabajando.

Se entiende que la democracia no ha sido diseñada para traer la prosperidad, sino como una plataforma sobre la cual podrá alcanzarse, lugar donde la “libertad” permita a todos alcanzarla pero en eso ha fallado nos dice uno de sus defensores y no da pié a nada más, las bases que la sostienen son débiles y seguirán así hasta su colapso.

Ahora bien, ¿para qué decir todo esto?. Pues no hablaría sino supiera donde termina la otra punta del ovillo que he desatado.

Pues un solo hombre justo ha pisado la tierra y cosa curiosa, nos dijo cual es esa plataforma, esa roca sobre la cual podrás edificar la prosperidad.

“A cualquiera, pues, que me oye estas palabras y las pone en práctica, lo compararé a un hombre prudente que edificó su casa sobre la roca. Descendió la lluvia, vinieron ríos, soplaron vientos y golpearon contra aquella casa; pero no cayó, porque estaba cimentada sobre la roca.” Mateo 7:24

Esa plataforma es Cristo mismo, la Palabra, el Verbo, el que está parado sobre ella está en prosperidad y nada podrá conmoverlo. Aclaro que NO hablo de religiones o congregaciones, hablo de Cristo.

* El País - El Hombre Justo - Vargas Llosa

No hay comentarios.: