Vistas a la página totales

miércoles, enero 14, 2009

El Monte Destructor – Política

“no queremos por destino solo eso / una rueda que no acaba de girar” El Camino - Vox Dei "y conocerás la Verdad y la Verdad te hará libre" Juan 8:32
La política en el mundo parece haber alcanzado un equilibrio, el sistema(Babilonia) encontró un caballo sobre el cual moverse a placer, democracia si, dictadura no se gritaba en las calles de esta ciudad hace algunos años, cualquier país donde no se esté viviendo una “democracia” es un país que linda con lo salvaje, es un país apestado, que necesita ser liberado y puesto en equilibrio. Democracia se define como el gobierno del pueblo, donde todos los que están bajo ella son libres e iguales ante la ley, es una excelente idea, es una gran idea. El detalle es que cambia, se acomoda a los tiempos, se modifican sus principios, se generan excepciones a las reglas y con todo se sigue llamando democracia. Es curioso que este modelo tenga tanta aceptación entre las personas dado que su principal carta es la libertad, libertad que NO existe por supuesto ¿Por qué? Porque está sometida a patrones de educación y conducta de manera tan rigurosa como sutil, que el sistema puede saber con muchísima aproximación cuantos demócratas habrán, cuantos rojos, cuantos anarquistas y por supuesto sabe cómo mantener a raya a cada uno de los grupos, entiende su necesidad y les permite todo hasta que no pongan en peligro el sistema.
Poe simplifica lo dicho (aunque la traducción es mala):
“Entre otras extrañas ideas, ganó terreno la de la igualdad universal y a la faz de la analogía y de Dios -a pesar de la fuerte voz de las leyes que advierte sobre los grados que se observan con claridad en todas las cosas de la Tierra y del Firmamento- a pesar de estas leyes, el hombre hizo insensatos esfuerzos para establecer una democracia omnipotente. Y, sin embargo, estos males surgieron del origen de todos los males: el conocimiento. El hombre no pudo conocer y sucumbió. Entretanto, se elevaron enormes ciudades humeantes, las verdes hojas se encogían ante el caliente respiro de los hornos, la hermosa faz de la Naturaleza quedó deformada como por alguna repugnante enfermedad”
No estoy en contra de la democracia... me agrada, si alguien me pregunta si soy demócrata no me quedaría más remedio que decir que si. Estoy en contra del arreglo externo que representa y asume que en política es todo lo que debemos hacer para llevar en paz el barco, lo cual como ya nos vamos dando cuenta, es falso. Los arreglos externos son variados y aparecen cada cierta generación como una moda y luego pasan al olvido, ¿entonces que? Pues el arreglo es interno, espiritual, pero no meditaciones trascendentales ni demás misticismos baratos, es con el Espíritu de Dios dentro de nosotros, la promesa de Jesucristo al mundo.

No hay comentarios.: