Vistas a la página totales

lunes, agosto 18, 2008

La Casa

“porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios” Hebreos 11:10
Afirmado el reino de David como el más grande rey de Israel*, vino una idea a su corazón, el dijo a Natan amigo suyo y profeta de Dios, que quería construir una casa, un techo para el Arca de la Alianza, Natan le respondió que haga lo que haya en su corazón por que Dios estaba con el, le dijo que el espíritu de Dios vivía en el, en suma le dijo que estaba calibrado con Dios, que su cuerpo, Alma y Espíritu estaban en Dios y todo lo que hiciere sería para bien. Dios suele sorprenderse de los emprendimientos de sus hijos, esta empresa sorprendió a Dios, sorprendió el amor de David, lo genuino de su idea y para quien lo hacia. Dios habla a Natan y le dice algo así:
¿David me va a construir una casa a mí? No, dice Dios… YO le voy a construir una casa a David, la casa que le construiré no puede imaginarla aún pero la verá, puede imaginar toda la pomposidad, toda la riqueza, la gloria, lo grande y maravilloso de esta casa que le tengo reservada, lo que pueda imaginar ahora será poco, no entra en mente humana, esta casa que yo levantaré tendrá tanta gloria y sus dominios se extenderán tanto que sus territorios no podrán contarse, afirmaré un reino en esa casa, sus cimientos serán en roca y sus muros tienen carácter eterno. Dios hablaba del reinado de Cristo en esta tierra, que es el tiempo que vivimos, Cristo es Rey y su nombre se extiende en el mundo entero. David al igual que Abraham cuando recibió la promesa de una tierra, de una casa, jamás pudo imaginar que esa casa era una ciudad espiritual en la cual ambos moran ahora, en vida Dios les reveló ese secreto y entendiéndolo se regocijaron en lagrimas y vieron la promesa, vieron a Cristo, David en el Salmo 110 lo llama <<mi Señor>> primero, luego <<sacerdote para siempre>>, aunque nunca lo vio físicamente lo palpó en espíritu, entendió su obra y se regocijó como Abraham.
“Abraham, vuestro Padre, se gozó de que habría de ver mi día; y lo vio y se gozó” Juan 8:56
* 2 Samuel 7

No hay comentarios.: