Vistas a la página totales

martes, agosto 05, 2008

El diario - Profecía

“Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia. Aún te edificaré, y serás edificada, oh virgen de Israel; todavía serás adornada con tus panderos, y saldrás en alegres danzas.” Jer. 31:4
La común idea primaria cuando acontece una desgracia, la cual estoy aburrido de escuchar es “Donde está Dios”** y esto no lo responden los eruditos exaltados en este mundo, lo respondió el espíritu que habitaba en Ana, ese espíritu que le daba fuerza y le llenaba de Amor y lo más interesante es que lo responde desde una posición incomoda, en tribulación lo cual lo hace totalmente validero y perfecto diria yo. Ella se pregunta:
"¿Quién nos ha impuesto esto? ¿Quién ha hecho de nosotros la excepción entre los pueblos? ¿Quién nos ha hecho sufrir tanto hasta ahora?. Ha sido Dios quien nos ha hecho así, pero será tam­bién Dios quien nos elevará. Si cargamos con todo este dolor y aun así siguen quedando judíos, algún día los judíos dejarán de ser los eternos condenados y pasarán a ser un ejemplo. Quién sabe si algún día no será nuestro Antiguo Testamento lo que pueda enseñar al mundo y a todos los pueblos el bien y en eso radique la única razón de nuestro sufrimiento. Jamás llegaremos a ser representantes de un solo pais, sea el que fuere; Nunca seremos holandeses o in­gleses o pertenecer a cualquier otra nación: aparte de nuestra na­cionalidad, siempre seguiremos siendo judíos, estaremos obliga­dos a serlo, pero también queremos seguir siéndolo.
¡Valor! Sigamos siendo conscientes de nuestra tarea y no nos quejemos, que ya habrá una salida. Dios nunca ha abandonado a nuestro pueblo. A lo largo de los siglos ha habido judíos que han sobrevivido, a lo largo de los siglos ha habido judíos que han te­nido que sufrir, pero a lo largo de los siglos también se han hecho fuertes. Los débiles caerán, ¡pero los fuertes sobrevivirán y nunca sucumbirán!." Fuiste profeta Ana, viste más allá, respondiste la pregunta y no dudaste en decir que fue Dios el que permitió esto pero dijiste “esto no es el final” aun no han visto el final de la obra, esto solo es un engranaje, no ha terminado, lo viste, lo masticaste y fue miel en tus labios como lo es toda palabra de Verdad, como Esteban viste cielos abiertos donde otros solo vieron piedras apuntando en tu dirección.
** "Donde estaba Dios" Lo dijo el Papa Ratzinger en una visita reciente a Auschwitz, todos estamos perdonados de repetirlo, una autoridad lo dijo.

No hay comentarios.: