Vistas a la página totales

jueves, enero 14, 2010

El Reino de los Cielos - Expansión

"Mas si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros." Lucas 11:20
La Ultima Tentación de Cristo es una película que causó revuelo en el ámbito católico a finales de los 80s, recuerdo que me agradaba ver que al menos la historia tantas veces repetida en “semana santa” tuviera un giro, para mí resultaba interesante ver a un Cristo más humanizado y no tan divinizado como nos mostraba el grueso de las películas en tv, la idea sacra, solemne con fondo de música gregoriana y aburrida imagen sosa de Cristo, de películas italianas con influencia –hay que decirlo- Católica, no terminaba de cerrar en mi mente.
La pregunta es por que nos gustaba más ese Cristo de Scorsese, más humano y real, desde su inicio como ayudante en el negocio de su padre, amigo y consejero de una ramera y sorprendido y débil luego de resucitar a Lázaro. La respuesta está en la misma biblia, cuando nos dice que Cristo se despojó de TODA divinidad para caminar con nosotros, fue igual a nosotros en TODO, excepto que fue tentado en todo y NO cayó en pecado. Entonces lo que no cerraba en esas películas es la imagen que trasmitían de Cristo que se asemejaba más a un viejo gurú Hindú con aires espirituales, que a una persona común y corriente, con un carisma especial, al cual los niños rodeaban y querían acercarse.
Fuera de las imaginaciones de Scorsese en su película, Cristo tuvo una última tentación en el desierto, Satanás le dice, adórame y te entregaré TODOS los reinos de la tierra. Que interesante, yo no sabía que a Satanás le pertenecían los reinos de la tierra como para poder entregarlos, pues si, no mintió Satanás en que podía entregarlos, lo que no dijo fue el precio que pagaría Cristo por recibir esos reinos, las letras pequeñas del contrato. ¿Entonces de que se trata? Los reinos del mundo (el mundo entero), es un reino usurpado por el cual Cristo pagó un precio de sangre, su vida, el precio ya fue pagado ¿Qué hay que hacer? Recuperar el reino usurpado de manera ilegal, expandir el Reino en la tierra, el Reino de los Cielos se expande con violencia dijo Cristo al ver el poder de Juan predicando en el desierto. ¿Quién lo hará? Pues su cuerpo, la Iglesia lo hará y lo viene haciendo, pero dejo claro que no se trata de cuatro paredes, sino de una suma de personas que están en todo lugar y tienen un mismo espíritu que viene de Dios y entienden que hay un reino por recuperar.

No hay comentarios.: