Vistas a la página totales

miércoles, octubre 21, 2009

El reino de la confusión – Lee

Hace algunos años la prensa nacional daba cuenta de una cifra que resultaba algo alarmante para las autoridades, se comentaba que el nivel de comprensión de lectura de nuestro país en jóvenes escolares era el más bajo de Sudamérica. Solo el 0.1 % de los alumnos alcanzó el máximo nivel de comprensión lectora, lo que es equivalente decir, de cada 1000 alumnos, uno.

Esto ha hecho que algunas instituciones particulares y del estado emprendan campañas para el fomento de la lectura en los jóvenes, las particulares en la obligación de dar servicios a la comunidad y las estatales como municipios como una de sus finalidades especificas, fomentar la cultura del pueblo.

El Banco Continental lanza la campaña "Leer es estar adelante" la cual impulsa el uso de nuevos textos de lectura en escolares, crea slogans que son colocados en los buses, usa mascotas y emprende este loable proyecto en los colegios de zonas urbanas.

El municipio de San Juan de Lurigancho llena su distrito con paneles con slogans alusivos a leer, rescatando sus beneficios o a veces como un placer.

Ambas campañas y todas las que omito tienen la mejor intención, y es obvio que la persona que lee adquiere beneficios como por ejemplo tener buena ortografía y mejorará de alguna manera la comprensión lectora, lo cual es favorable para cualquiera. El detalle que nadie se preguntó es QUÉ LEER.

¿Qué leer? ¿alguna lectura te traerá más beneficio que otra? ¿Y quien nos dirá el criterio para leer y qué no leer y con qué parámetros lo medirá? ¿Será mejor leer el quijote o el último libro de Beto Ortiz? O quizás Julio Verne o toda la melancolía y frustración que se esconde en los libros de Poe, o entretenerse con Marquez o lo real y fascinante de Borges. Yo no lo sé, no encontrarás esa respuesta aquí y quizás en NINGUN LUGAR.

Mas existe un libro, que de manera similar a un encantamiento de un cuento de hadas ha dejado tres beneficios para el que llega a sus páginas, este Libro es El Apocalipsis, el último libro de la Biblia.

Vale decir que este libro NO es la revelación de lo porvenir, eso es secundario, sino es la REVELACION DE CRISTO, nos muestra a Cristo en su real dimensión, no como lo vemos en algunos templos para darnos lástima sino en su dimensión espiritual verdadera. Apocalipsis significa correr el velo, develar, mostrar.

Bien, dice Apocalipsis 1.3 los tres beneficios que puede obtener el que llega a sus páginas.

La primera: “Bienaventurado el que lee...” . Mira que para tener el primer beneficio te pide leer, no te pide entender, no te pide asimilar ni evaluar, simplemente serás afortunado y feliz si… lees.

La segunda: “..los que oyen las palabras de esta profecía”. El que oye, tampoco implica entendimiento, oír es algo lejano, muy diferente a escuchar que se refiere a prestar atención, oír no requiere mayor esfuerzo.

La tercera: “los que guardan las cosas en ella escritas”. Guardar si implica primero leer, entender, prestar toda la atención y conservar la Palabra dentro de nosotros, creerla, hacerla nuestra, obviamente el que obtiene esta ultima bendición habrá obtenido las dos anteriores, vale decir que ser bienaventurado es ser dichoso y feliz.

Entonces, ¿Qué leer? La respuesta es obvia, podemos leer cualquier libro y quizás haya beneficio, pero no hay certeza de ello. Dios no dice lo mismo de ningún otro libro más, solo de este nos dice que habrá un beneficio triple. Yo le he creído y doy testimonio de ello.

No hay comentarios.: