Vistas a la página totales

sábado, diciembre 13, 2008

El Monte Destructor – Arte

Dios me hizo veloz, y cuando corro siento su energía fluir en mí, si no lo hiciera sería como despreciarlo” Harold Abrahams- Carros de Fuego
Spooner: “Los seres humanos tienen sueños, los perros también pero tú no, solo eres una máquina, una imitación de vida… nosotros creamos, ¿puedes componer una sinfonía? ¿puedes convertir un lienzo en una hermosa obra de arte?..." Robot: “¿y tú puedes?” I Robot
De manera general el arte ha sido visto como virtud humana, admirado por gobernadores y reyes de todas las urbes, por gente de poder y de influencia, por todos los medios visuales que comunican a grandes y chicos las virtudes de unos cuantos. Si ponemos por relieve que el arte es algo que viene de nuestro interior y que no se consigue por mucha práctica sino que se mejora o se pule algo que ya te fue dado como don, pues hemos errado el blanco, los dones no nos pertenecen, son de Dios. Babilonia fue famosa por su belleza, por sus jardines, por sus artistas, acaparó lo mejor de lo que había conquistado y le cambió nombres y lenguajes y la sometió a sus principios, dando valor a lo superficial como virtud y no a la fuente. Babilonia ha exaltado el arte, llevándolo a nivel de culto, exaltó a sus creadores y distrajo la atención de muchos que han buscado en letras, música, pintura, teatro, cine etc, una razón, una muletilla para apoyar su ego. Poe lo menciona en un escrito y su descripción me parece exacta.
“… Habíamos caído en los días peores de todos nuestros días. Al gran "movimiento" como se le llamaba falsamente, le siguió una enferma conmoción moral y física. El Arte -las Artes-resurgieron supremas, y una vez entronizadas echaron cadenas sobre la inteligencia que las había elevado al poder. El hombre, como no podía reconocer al Dios creador de todo lo Natural, cayó en una pueril exaltación del dominio que había logrado y que iba en aumento. Incluso cuando en su propia fantasía se consideraba Dios, una pueril imbecilidad le iba invadiendo. Como se puede suponer, del origen de este desorden se fue contagiando cada vez más con toda clase de sistemas y abstracciones se envolvió en generalidades.”
Me parece impresionante de parte de Poe.
"¡Cómo caíste del cielo, Lucero, hijo de la mañana! Derribado fuiste a tierra, Tú que debilitabas a las naciones." Isaias 14:12

1 comentario:

Felipe Chavez G. dijo...

Como te digo, yo camino por la otra acera, considero que el arte es un tipo de pensamiento humano diferente a la ciencia, a la religiòn, a la filosofìa; el arte para mì investiga al ser humano y lo expresa.


Respecto a tu comentario en mi post, pensè:

Pues gracias por la visita Josè, bienvenido a la charla y estoy de acuerdo contigo: vemos la punta del iceberg y no sabemos lo que hay abajo, asì de simple es la naturaleza.

Las limitaciones humanas, es decir la incapacidad del hombre para comprender la naturaleza y el mundo es un postulado fundamental del escepticismo que guìa mi vida.

Es muy posible que sea cierto que el humanismo "envanece" al hombre, justamente porque demuestra lo vano o vanal que es la existencia humana: un mero revuelto de molèculas que al morir vuelven a la materia de la tierra... y nada mas.

Lo de la manzana, pues creo que es tan sencillo como lo describes: ciertos procesos fisicoquìmicos que determinan la composiciòn de la materia con sus olores, sabores y texturas que son percibidas por ciertas cèlulas especializadas de la lengua y despuès toda esa información es decodificada por el cerebro.

Por ùltimo la idea de lo "insondable" que es dios: pues solo afirmarìa que soy muy respetuoso de la nociòn de dios como una construcciòn cultural de las comunidades, con sus expresiones, ritos y religiones, necesarias para la cohesiòn social y para apaciguar el deseo de trascendecia de las personas; pero considero que el hombre no deberìa necesitar la presencia de un "ser" superior que gobierne sus actos, sus decisiones su "destino".

El hombre ya deberìa tener mayorìa de edad històrica para responder por sus decisiones y permitirse vivir en paz con los demàs hombres.

Muchas gracias por tu visita y eres siempre bienvenido.