Vistas a la página totales

viernes, noviembre 02, 2007

Te Amo

Amo a una mujer Cuyo rostro (verdadero) jamás vi
Soñé con ella una vez
Y su presencia lastimó mis ojos
No sé nada más de ella
¿Importa eso?
No, importa que: Ella vio el rostro de Dios
Habla cara a cara con El
Y no necesita formalidad
Se dirige a El en pijama
Sin tintes ni pinturas en el rostro
Descalza.
Que su presencia Domina el firmamento
Devuelve el color a las flores
Y su aroma reposa en ellas
Despeja cielos y a su sombra
Crece la hierba menuda
El sol no le sirve de luz
Ni la luna le resplandece
Pues el Espíritu del Señor es su luz.

No hay comentarios.: